Esta fotografía que se ha hecho muy popular y que aparece en muchos pósters y webs en internet, la captó mi cámara fotográfica en una bonita tarde de Octubre del año 2000 desde uno de los miradores de la subida al Castillo de Gibralfaro